GRANOS Y HARINAS
GRANOS:

Al realizar una evaluación de la calidad de un lote de granos, se deben especificar algunas características de cada grano individual en la muestra analizada, así como de otras condiciones generales del lote.
Cada grano individual puede ser del tipo, color, forma y tamaño que se espera para el lote y estar sano, o puede tener algunas variaciones causadas por razones genéticas, agentes biológicos, físicos o efectos mecánicos. Según sea la condición y el origen de su variación con respecto a los granos sanos, se le va a clasificar como un grano contrastante, dañado o defectuoso.

Mycotox Lab analiza otras condiciones en el lote como: la presencia de materiales que no sean el grano en cuestión, infestaciones, presencia de sustancias u olores indeseables, el contenido de agua, y otras. Como ya se ha mencionado, para hacer un buen sistema de evaluación de calidad y evitar discrepancias con los resultados obtenidos en otros sistemas.

En la evaluación de calidad de un lote de granos, la mayoría de los factores se deben evaluar en una muestra, para que los datos derivados de ella, puedan ser aplicados a toda la masa de grano del lote; a su vez debe ser representativa del lote.
Si no se es extremadamente cuidadoso en la toma de muestras de los lotes, para que estas sean representativas de los mismos, por más esfuerzos que se hagan en realizar un buen análisis a nivel de laboratorio, los resultados que se obtengan no serán aplicables al lote completo. Las consecuencias de un mal muestreo son igualmente perjudiciales, que las de un mal análisis posterior.


HARINAS:

Las harinas son el producto de la molturación de distintos tipos de cereales. Se usan diferentes cereales según el uso al que se va a destinar. El tipo destinado a la panificación debe estar en perfectas condiciones higiénicas, que lo hagan apto para el consumo, proceder con materia prima no alterada, adulterada o contaminada, exento de patógenos, micotoxinas y otros microorganismos.

Las harinas son muy higroscópicas (absorben la humedad del ambiente), su humedad debe ser inferior al 15% en el momento del envasado. Durante el almacenamiento aumenta su humedad, por lo tanto pueden proliferar diferentes géneros de hongos potencialmente micotóxicos.